Unión Positiva

Unión Positiva

¿Te sientes ansioso(a)? ¿Estás atravesando un momento difícil? ¿Luchas con algún pensamiento/sentimiento? ciertamente no estás solo(a), y lo bueno es que hay cosas que puedes hacer para recobrar tu sentido de salud mental. Aquí encontrarás una variedad de artículos y noticias sobre la salud mental, incluyendo algunos consejos de nuestros psicólogos, psiquiatras y otros expertos. Este Blog ayudará a aclarar dudas y recibir orientación sobre cómo mantener una SALUD MENTAL. Aquí podrás encontrar información útil, videos orientativos y guías de cuidado para tu salud y la de tu familia. Recuerda: Estos artículos solo pretenden educar y entretener por lo que no sustituyen el asesoramiento, diagnóstico o la evaluación médica

 

¡BIENVENIDO A UNIÓN BIENESTAR!

1. Importancia de la salud mental

Tener una buena salud mental no significa que estarás feliz todo el tiempo. Una amplia gama de emociones, desde la tristeza hasta la ira y el dolor, son partes integrales de estar vivo. Reaccionar felizmente ante factores desencadenantes en nuestro entorno, tales como el trabajo, la caída de la economía, relaciones de pareja y enfermedades, sería anormal.

Si estás luchando ante situaciones estresantes, no hay nada intrínsecamente malo en ti. No hay precedentes para navegar un alto nivel de estrés, por lo tanto, una parte crítica para lidiar con el estrés y estar mentalmente bien, es en realidad ser intencional en la búsqueda de espacios seguros donde puedas expresar tus emociones.

Para proteger nuestra salud mental debemos priorizar las cosas que nos den una sensación de control o estabilidad, en la forma que mejor podamos.

Esto solo puede ocurrir si nos enfocamos en tareas que nos nutren o restauran, como conectarnos con amigos y familiares o salir y disfrutar de la naturaleza.

Deseamos compartir contigo 9 puntos importantes que debes considerar mientras atiendes tu salud mental. Creemos firmemente que estas ideas te pueden ayudar mucho en el camino hacia la recuperación

¡No estás solo! Solucionar un problema no siempre quiere decir que alcanzarás todo lo que quisieras; en un mundo perfecto. Aun cuando no podemos lograr exactamente lo que queremos, podemos aprender a aceptar lo que no se puede cambiar y vivir con las cosas positivas que tenemos.

¡Nunca dejes de atender tus problemas o situaciones! Es indispensable invertir tiempo y esfuerzo en ello ya que todo problema se puede mejorar. Enfocarse en resolver los problemas personales reduce la posibilidad de mayores sufrimientos o complicaciones. Si los dejas sin atender, corres el riesgo de que continúen afectando tu vida, cada vez con mayor severidad. No lo permitas. Vale la pena hacer el esfuerzo. Buscar ayuda siempre será la mejor opción para usted y para todos; su familia, su empleador, sus amistades y el País.

¡Todos podemos ser mejor de lo que somos! No existe un ser humano perfecto. Todo ser humano siempre necesita mejorar algún aspecto de su personalidad, en su vida emocional o en su funcionamiento mental. Nadie se escapa de esto, incluyéndonos a nosotros los profesionales de la salud mental.

¡Lo importante es entenderse a sí mismo! Lo más importante que cualquier ser humano puede hacer en su vida es tratar de entenderse a sí mismo y hacer esfuerzos para mejorarse. Si lo puede hacer solo, lo felicitamos. Sin embargo, basado en nuestra experiencia, siempre es buena idea consultar y buscar ayuda.

¡No siempre habrá a una solución perfecta! Aun cuando decimos que toda condición emocional se puede mejorar, reconocemos que existen unas pocas condiciones mentales que son más complejas y difíciles que otras. Incluso, hay un pequeño grupo de ellas para las cuales la psiquiatría y la psicología no tiene soluciones perfectas. Para estas, solo podemos ofrecer soluciones limitadas. Sin embargo, es importante atenderlas y establecer un plan de tratamiento porque de lo contrario empeoran.

¡Sin motivación, es difícil mejorar! Un problema grande que encontramos cuando tratamos de ayudar a nuestros pacientes es que algunos no tienen la motivación de querer mejorar y buscar una solución. Debes de aprender a enfrentar tus problemas.  En INSPIRA tenemos maneras de ayudar a las personas a encontrar motivación. A veces no es fácil lograrlo, pero es posible. Lo hemos logrado una multitud de veces. Lo podemos hacer contigo también. Danos la oportunidad de ayudarte y verás.

¡Todos tenemos una excusa para no tomar acción! A veces los pacientes se convencen a sí mismos de que no pueden venir a tratamiento porque no tienen el dinero o el tiempo para hacerlo. Hay otros que piensan que sus problemas simplemente se van a desaparecer solos mientras que otros, de lo contrario, piensan que sus problemas son tan grande que ya no tienen remedio, o que son tan difíciles de entender y de explicar que ningún terapista los podrá ayudar. A muchos de estos pacientes simplemente les da vergüenza o pereza y lo posponen. No hagas eso. No creas tus excusas. Haz un acto de voluntad y atiende tu salud mental. Quizás sea la decisión más importante que hagas en toda tu vida. Resuelve tus problemas ahora y no tendrás que pasarte el resto de tu vida sufriendo las consecuencias, afectando tu vida, tu trabajo e impactando adversamente la vida de tus amistades y familiares. Supera esos miedos y temores. Nuestra principal misión es entender al paciente y conocer su situación como si nos estuviese ocurriendo a nosotros mismos.

¡No todas las condiciones requieren medicamentos! Una preocupación común de los pacientes es preguntarse si necesitan tomar medicamentos o no durante su tratamiento. Sabemos que no todas las condiciones requieren medicamentos pero otras sí. Sea cual sea el caso, si se necesitan medicamentos, es importante usar solamente la cantidad mínima necesaria y por una duración temporal, siempre que sea posible.

¡Si estás preocupado por un ser querido...podemos también ayudar! Si el problema no es tuyo personal sino que tienes preocupación por alguna amistad o familiar que entiendes necesita ayuda, puedes hablarlo con nosotros. Dependiendo de la situación, nos podemos reunir contigo primero y luego coordinamos la mejor forma para motivar y ayudar a ese ser querido.

 

 
2. Estrategias de Cuidado

Préstale atención a las primeras señales de alerta que te indican que es hora de cuidar tu salud mental. A continuación, nuestros expertos comparten algunas estrategias que te dejarán energizado y renovado. Lo malo no son los problemas, lo malo es que solemos ignorarlos o no aceptarlos. Pero lo cierto es que las situaciones no simplemente desaparecen, tienes que enfrentarlas para superarlas.

La hipertensión es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida. Para entenderlo mejor es importante definir la presión arterial. Esta enfermedad puede pasar inadvertida y es más frecuente a partir de los 40 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Tómate un día para cosechar tu salud mental

Una cosa es saber que debes tomarte un tiempo para concentrarse en tu salud mental y otra muy diferente es hacerlo de una manera en la que emerjas restaurado. En la más reciente encuesta de la Asociación de Psicología Americana, el 32% de las personas se sienten estresados ​​por la pandemia, y luchan con tareas pequeñas, como elegir qué comer o qué ponerse. A pesar de que te sientas como si tuvieras mil cosas por hacer, cuidar tu salud mental debe ser siempre una prioridad. Además, te pone en una mejor posición para abordar la lista de quehaceres que tienes pendientes. Como sociedad, tendemos a obviar el estrés, pensamos: "No estoy tan estresado “o" He estado más estresado antes". Tomar un día para atender tu salud mental te puede ayudar a evitar sentirte completamente abrumado y desmotivado. Lo que sabemos por la ciencia es que las personas que se agotan no toman descansos.

Préstale atención a las primeras señales de que es hora de cuidar tu salud mental. No esperes caer en un episodio depresivo o de ansiedad. Comunícate regularmente contigo mismo y pregúntate lo siguiente:

 ¿Cómo me siento?


¿Podría estar funcionando de una mejor manera?


Si la respuesta es sí, ¿qué necesito para llegar a eso?


También debes estar atento si estas experimentando con: Sensación de cansancio, Altos niveles de estrés


Desmotivación o poco entusiasmo.


Desorganización


Lucha para lograr hacer pequeñas tareas


Cambios en tus hábitos alimenticios o de sueño

Todas estas alertas son la forma de nuestro cuerpo decirnos que nos detengamos por un momento y que le devolvamos la atención a nuestra salud mental. Aquí te compartimos algunas ideas para ese día:

 Sal y mueve tus músculos. Mucha gente encuentra que pasar tiempo caminando o al aire libre
reduce significativamente los niveles de estrés o ansiedad.


 Estimula tu mente. Toma una clase o asiste a un seminario


 Organiza tu casa o espacio. Puedes abordar algunas tareas sencillas si sientes que al completarlas
te dará un impulso. Hay momentos en los que estás tan abrumado que no tienes ese espacio
para detenerte y hacer las pequeñas cosas del día que te ayudan a sentirte más organizado.


 Descansa. Como te mencionamos arriba, es posible que lo que desees es descansar tu mente y
cuerpo con un día en el sofá, poniéndote al día con tus programas favoritos.


 Establece un plan, pero mantenlo simple. No te abrumes.

¿Cómo podemos manejar las emociones?

En algún punto de nuestras vidas, todos hemos sufrido de tener reacciones exageradas. En el calor del momento nuestras emociones se desbordan y, cuando finalmente retrocedemos, el daño ya está hecho. La situación inversa es que nos sentimos atrapados por el miedo o la ansiedad y no logramos aprovechar el momento para hablar o actuar de acuerdo con nuestros valores. Las consecuencias de la congelación pueden ser tan perjudiciales como las de una reacción exagerada y, a veces, más. De cualquier manera, manejar nuestras emociones es un asunto complicado.

Cuando reflexionamos sobre estas situaciones, la explicación más común es: "Mis emociones sacaron lo peor de mí". Pero esto plantea una pregunta seria: ¿Estamos en control de nuestras emociones o ellas están control de nosotros? Nadie nos enseñó esto en la escuela y a consecuencia de ellos tropezamos en el mundo de los adultos con una gran cantidad de emociones, que van desde la alegría hasta el miedo y la ira, sin un manual sobre cómo vivir con ellas. Para navegar a través de este campo de batalla emocional, debemos hacer algunas distinciones importantes:

 

 No podemos, simplemente, encender y apagar las emociones: Estas van y vienen, nos guste o no. Una vez que tengamos esto claro podemos dejar de esperar a que desaparezcan las emociones no deseadas. La idea de que podemos desterrarlos no ayuda; son parte integral de la experiencia humana. Además, cuanto más nos esforcemos por vivir de acuerdo con nuestros valores y compromisos, más surgirán nuestras emociones para desafiarnos.


 Las emociones no son positivas o negativas: El cerebro humano está diseñado para categorizar. Lo mismo hace con nuestras emociones. Esto tuvo un sentido evolutivo para nuestros antepasados, quienes aprendieron a reaccionar ante las amenazas externas con el propósito de sobrevivir. A medida que los humanos desarrollamos el lenguaje, empleamos el mismo proceso de clasificación de nuestro estado interno, incluidas nuestras emociones. Así, vemos la alegría como algo positivo y el miedo como algo negativo, cuando en su raíz, son simplemente emociones.


 No eres tus emociones: Las emociones son, por su propia naturaleza, fuertes. Sin embargo, es
importante tener claro que tú no eres tus emociones. Eres una persona con valores y compromisos que tiene emociones que se desencadenan de manera regular y continua. Este punto puede parecer semántico, pero no lo es. Cuando nos fusionamos con nuestras emociones,pensando que "ellos" y "nosotros" somos lo mismo, somos efectivamente secuestrados por ellas. Si puedes notar las emociones sin convertirte en ellas, ya no determinan tu comportamiento


 Siempre tenemos una opción: Un pensamiento o sentimiento en sí mismo no le impide u obliga a tomar una acción. Poder observar nuestras emociones, incluso cuando se sienten abrumadoramente poderosas, crea un espacio en el que podemos hacer referencia a nuestros compromisos y valores. Si bien no siempre podemos elegir nuestras emociones, podemos elegir nuestra respuesta a ellas. Esto llega al corazón de la responsabilidad, y la responsabilidad es probablemente lo más parecido a un superpoder que poseemos los seres humanos.

 

Manejo de Crisis

En términos de salud mental, una crisis psicológica no se refiere necesariamente a una situación o evento traumático, sino a la reacción de una persona ante un evento. Una persona puede verse profundamente afectada por un evento mientras que otra persona sufre pocos o ningún efecto adverso

A veces, una crisis puede ser bastante obvia, como cuando una persona pierde su trabajo, se divorcia o se ve involucra en algún tipo de accidente. En otros casos, una crisis personal puede ser menos aparente, pero aún puede conducir a cambios dramáticos en el comportamiento y el estado de ánimo si estás enfrentando una crisis, ya sea emocional o situacional, hay cosas que puedes hacer para garantizar tu bienestar psicológico y físico durante este momento difícil.

 Prioriza tu tiempo: concéntrate en lo que es importante en este momento. Esto puede significar salir de una situación insegura o simplemente concentrarse en lo básico para poder sobrepasar cada día


 Encuentre ayuda y soporte: es importante apoyarte en amigos, familiares y seres queridos durante una crisis, pero también debes buscar ayuda profesional si la necesitas. Considera hablar con tu médico sobre lo que estás enfrentando.


 Cuida de ti mismo: busque formas de disminuir su estrés, ya sea pidiendo a otras personas que compartan sus cargas o utilizando técnicas de manejo del estrés como la meditación o la respiración profunda. Practica el cuidado y la higiene personal


 Se un buen oyente: es importante brindar apoyo y escuchar los pensamientos, los miedos, el dolor o la ansiedad de tu amigo o familiar. Concéntrate en ofrecer apoyo y aliento

 Fomentar el apoyo profesional: si tu amigo o ser querido está presentando dificultades para afrontar la crisis emocional, anímalo a que se comunique con un profesional de la salud mental para obtener apoyo y consejos adicionales

¿Cómo aprender a meditar y relajarte?


Para muchos, el concepto de meditar es intrigante, pero hacerlo puede parecer fuera de nuestro alcance cuando en realidad es muy simple.


Este artículo te ayudará a entender qué es la meditación y si existe una forma correcta de hacerlo. También aprenderás sobre algunos de sus beneficios.


¿Qué es la meditación?


La meditación es una práctica antigua que consiste en enfocar la mente. Aumenta la conciencia, promueve la relajación, reduce el estrés y la ansiedad, y mejora el bienestar. También ofrece beneficios para su salud física. En pocas palabras, meditar significa dedicarse al pensamiento, la contemplación o lareflexión. Entonces puedes meditar a diario sin tan siquiera darte cuenta.


No existe una forma correcta o incorrecta de meditar. La meditación es simplemente el acto de observar y calmar todos los pensamientos y emociones que surgen en nosotros. No tiene que ser perfecto. Todo lo
que tienes que hacer es respirar e intentarlo. Puede que te guste, o puede que no. Lo bueno es que
puedes ajustarlo a tu gusto.


Establece un recordatorio diario: es útil establecer un recordatorio para meditar a la misma hora todos los días. Esto puede ayudarte a desarrollar un hábito duradero.

Se empático contigo mismo(a): habrá días en los que la mente está más tranquila, otros en la que no, esto es normal. Es importante encontrarte contigo mismo donde estás en ese momento y aceptar lo que está presente con amabilidad

 
3. Manejo de Ansiedad y Estrés Laboral

El estrés , la ansiedad y clima laboral no solo genera nerviosismo, impaciencia o irritabilidad, sino que afecta de manera negativa al funcionamiento de nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso, empeora la memoria, acaba con la creatividad y bloquea la habilidad para resolver problemas. Por eso afecta tanto a tu bienestar emocional como a tu desempeño profesional en clase y fuera de ella. Te damos algunos consejos para ayudarte a luchar contra el estrés, superar la negatividad y afrontar el día a día en el aula con energías renovadas.

La docencia y el estrés

El exceso de trabajo y la falta de tiempo para preparar las clases, las situaciones de tensión que pueden surgir con compañeros, alumnos y familias, o las clases conflictivas pueden llevar a los docentes a situaciones de presión y nerviosismo. La docencia se encuentra entre las profesiones con más alto riesgo de estrés, ya que exige un contacto cercano y continuado con otras personas, lo que genera implicaciones emocionales y, en ocasiones, frustración y sensación de fracaso.

Cuando un docente sufre estrés ese nerviosismo se nota en el aula y se traslada a los estudiantes, que se comportan peor, generando a su vez más estrés en el profesor. Por eso para rendir en el día a día, comunicarte con tus alumnos, apoyarles y acompañarlos en el aprendizaje, es importante que te encuentres bien.


Seis consejos para recuperar el bienestar


Los siguientes consejos pueden ayudarte a evitar el círculo vicioso del estrés y recuperar el bienestar emoional y laboral.

Toma las riendas de los conflictos. Un alumno o un grupo que genera enfrentamientos diarios amenaza la disciplina y rompe la estabilidad de la clase, creando un clima muy complicado para el docente. Por eso, la gestión y manejo de los conflictos en el aula es uno de los caminos más importantes para reducir el estrés diario del profesorado.

Trabaja tus habilidades comunicativas. Una buena comunicación es esencial para transmitir los mensajes adecuados a los alumnos, familias o compañeros, a través de palabras y también a través de gestos, posturas y todo lo que implica la comunicación no verbal. Comunicarse correctamente previene el estrés y minimiza sus efectos. Trabajar el asertividad puede ser una excelente herramienta para lograrlo.

Céntrate en aquello que te gusta hacer. Las emociones y sensaciones positivas nos ayudan a sentirnos mejor y, aunque en ocasiones los problemas nos agobien, hay que buscar siempre un espacio para la diversión y la felicidad de las pequeñas cosas. Recuerda todas las satisfacciones de la docencia que a veces se te olvidan: esos alumnos que te enseñaron tanto, las clases que te apasionó dar, esa actividad que resultó un éxito, la gratitud de aquellos padres, aquel trabajo preparado con tanta ilusión con tus compañeros Además, los expertos recomiendan hacer una lista de actividades concretas con las que disfrutas, tanto las relacionadas con la preparación o el desarrollo de las clases como las que realizas en tu tiempo libre. Y, después, aconsejan que trates de hacer al menos una de ellas cada día.


Establece metas. El día a día a veces no deja ver el presente y el futuro en perspectiva, pero es importante que encuentres tiempo para definir tus objetivos a medio y largo plazo. No se trata solo de que anotes lo que quieres hacer en clase la siguiente semana o la parte del temario que tratarás en los próximos dos meses, sino también los grandes objetivos que quieres conseguir con tus alumnos, la meta hacia la que quieres que se dirija tu trayectoria laboral, tu idea de hacia dónde quieres que discurra tu vida o cómo te ves dentro de cinco años. Planificar te ayudará a controlar tu trabajo y tu propia vida y evitar en la medida de lo posible la sobrecarga y el agobio.


Afronta los problemas. Analiza lo que te preocupa, las personas o situaciones con las que tienes problemas, los retos concretos que te generan estrés o sufrimiento y decide cómo puedes solucionar cada uno de ellos: rechazarlo, aceptarlo o cambiarlo. Una vez establecida la estrategia, comprométete con ella y, si no estás contento con algo actúa en consecuencia. Puedes poner en práctica alguna de las técnicas de solución de problemas que se detallan en este artículo y desarrollar tu resiliencia.


Pon en práctica el mindfulness. Otra de las causas del estrés es la rapidez que inunda nuestra vida cotidiana y la falta de tiempo para ser realmente conscientes de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. La atención plena o mindfulness es una actitud ante la vida que busca experimentar cada momento y retomar ese contacto con nuestro interior y nuestro exterior. Para ello, basta con comenzar dedicando un rato al día a saborear la vida, a fijarnos en lo que sentimos y lo que tenemos a nuestro alrededor, a parar, respirar y observar.

 
4. Enfermedades de Salud Mental

Trastorno de ansiedad:

El Trastorno de Ansiedad Generalizado (TAG) es uno de los trastornos de ansiedad más comunes. Hasta
la fecha hemos hablado sobre otros trastornos de ansiedad: Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT),
Ataques de pánico, Trastorno de Síntomas Somáticos, etc.

se trata de un trastorno en el que se produce una ansiedad excesiva durante diversos días. Estas
personas tienen problemas para poder controlar esta ansiedad o preocupación. Además, se tienen que
producir, por lo menos, tres de los siguientes síntomas:

  •  Estar siempre nervioso o sensación de estar atrapado
  •  Fatiga excesiva
  •  Problemas de concentración
  •  Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Problemas para conciliar o mantener el sueño


Además, estos síntomas hacen que la persona tenga consecuencias negativas en el trabajo, en las
relaciones sociales o en cualquier otra área. Asimismo, estos síntomas deben estar presentes durante los
últimos 6 meses de manera constante.

Las personas con TAG a menudo tienen dificultades para hacer cosas de manera rápida y eficiente. Estas
personas tienen también dificultades para tomar decisiones o para hacer cosas. Asimismo, el estar
siempre preocupados hace que tengan dolores o tensiones musculares y falta de energía para realizar
cosas. Otra de las consecuencias es la dificultad para dormir. Muchas de estas personas tienen problemas
de insomnio.

Como hemos comentado en otras ocasiones, los trastornos mentales se pueden abordar de diferentes
maneras. Los tratamientos más comunes en estos casos son:

Tratamiento farmacológico. Existen diferentes tipos de ansiolíticos: benzodiacepinas, barbitúricos,
diazepam, etc. Todos ellos deben ser prescrito por un psiquiatra. Además, debemos tener en cuenta que
algunos como, por ejemplo, las benzodiacepinas, pueden tener graves consecuencias en las personas que
las toman durante largos periodos de tiempo.


Tratamientos psicológicos. La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de
la depresión. Entre las técnicas que se encuentran para tratar este trastorno se encuentran:
reestructuración cognitiva de los pensamientos irracionales, distinguir entre preocupaciones productivas e
improductivas, planear actividades placenteras, entrenamiento en resolución de problemas, prevención de
las conductas de preocupación, entrenamiento en habilidades comunicacionales, desarrollo de estrategias
de afrontamiento adaptativas, y estrategias de relajación y respiración.


Depresión


La depresión es una alteración del estado de ánimo, un trastorno afectivo-cognitivo que recubre todos los
aspectos de la vida de una persona con pesimismo. Quién está deprimido ve la realidad de una forma
totalmente distinta a cuando no padecía este trastorno, en consecuencia su modo de actuar, sus actitudes
y comportamiento también cambian.


Estos son los síntomas que se dan con mayor frecuencia:

 Estado de ánimo tristeza y pesimismo. Este sin duda es el componente central de la depresión.


 Incapacidad de experimentar placer, interés o satisfacción ante casi todas las actividades. Lo que
antes resultaba interesante, ahora resulta indiferente e incluso tedioso.

  • Apatía en la realización de actividades cotidianas. Una desgana y sensación de "no poder más".
  • En ocasiones puede darse llanto, o simplemente ganas de llorar, aunque no llegue a hacerse.
  •  Cansancio o fatiga superior a lo normal y que no guarda relación alguna con la actividad
    realizada. No hay energía para realizar las actividades habituales que antes no suponían ningún
    esfuerzo.
  •  Mentalmente todo se hace "cuesta arriba", todo representa un esfuerzo tremendo, incluso las
    cosas más sencillas.
  • Ideación negativa y pesimista acerca de la vida, tanto del pasado, presente como del futuro. Se
    tiene la misma visión de uno mismo (baja autoestima) e incluso de quienes nos rodean, sobre
    todo de los más cercanos.
  • Problemas con el sueño, insomnio, dificultad para dormirse, despertarse a media noche o muy
    temprano.
  •  Con menor frecuencia puede darse hipersomnia, un sueño o necesidad de sueño excesivo,
    constante e involuntario.
  • Alteraciones del apetito, el cual disminuye. Más raramente se puede dar le caso contrario, una
    necesidad exagerada de comer (en ocasiones con especial apetencia por los dulces). Ambos casos
    conducen a una variación del peso de la persona.
  •  Falta de concentración, se da déficit de atención, se producen despistes. No confundir esto con
    problemas de memoria.

Trastorno Bipolar

El término "bipolar" es usado por muchas personas alrededor de todo el mundo para referirse a personas
que tienen dos polos. En otras palabras, personas que tienen una fluctuación del estado del ánimo o
personas que de repente están contentas y al rato están tristes. 
Es un trastorno grave ya que afecta seriamente a la vida diaria de las personas que lo sufre. Como dato,
es importante mencionar que es una de las principales causas de discapacidad en las personas jóvenes,
aumentando la mortalidad (suelen producirse suicidios). 
Estas fluctuaciones del estado del ánimo se caracterizan a su vez por alternar episodios maníacos,
hipomaníacos y depresivos. 
Como hemos mencionado, cuando se producen los episodios maníacos se puede requerir una
hospitalización con el objetivo de controlar los síntomas. 
Es importante que se realice un buen diagnóstico para poder realizar un correcto y adecuado tratamiento.
Según varios, en muchas ocasiones se realizan diagnósticos erróneos y esto hace que las personas no
reciban el tratamiento adecuado.
Con el objetivo de equilibrar el estado del ánimo, estas personas suelen tomar medicamentos como el
litio. Estas personas deberán tomar medicamentos durante gran parte de su vida. Además del litio
también son comunes los antipsicóticos, antidepresivos, ansiolíticos, etc


Con el objetivo de aprender a reconocer y controlar los síntomas se realiza terapia psicológica. La
psicoterapia ayudará a la persona a controlar aquellos comportamientos que supongan un problema, a
conocerse a uno mismo, etc.

Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos


La esquizofrenia es un tipo de trastorno psicótico y los trastornos psicóticos podríamos decir que son
aquellos trastornos en los que no se percibe la realidad con claridad. En estos, pueden producirse delirios
y alucinaciones.


Como acabamos de comentar, son trastornos mentales que se suelen catalogar como graves. En estos las
personas no perciben con claridad la realidad y suelen perder el contacto con la realidad exterior.
Por ejemplo, pueden pensar que alguien puede leer sus pensamientos o que alguien les persigue
constantemente.


Los síntomas más comunes son los delirios y las alucinaciones, las intervenciones más comunes, según la guía de práctica clínica sobre la esquizofrenia y el trastorno
psicótico incipiente son: intervención farmacológica y la intervención psicosocial. Esta última puede
abarcar diferentes: terapia cognitivo-conductual, psicoterapia de apoyo, psicoeducación, intervención
familiar, rehabilitación cognitiva, entrenamiento en habilidades sociales, etc

 
5. Trastornos de conducta

Problemas de sueño:

Los trastornos del sueño son aquellos trastornos que están relacionados con dormir. Pueden estar relacionados con problemas para iniciar el sueño, problemas para mantener el sueño, dormir mucho o incluso quedarse dormido en situaciones inadecuadas

Como los trastornos de sueño son diferentes entre ellos, vamos a comentar cada uno de ellos en el siguiente apartado.

Insomnio

Este es, quizás, el más conocido de todos. Está relacionado con problemas para dormirse, problemas para mantenerse dormido o con despertarse pronto y no poder volver a dormirse. Para que se pueda realizar el diagnóstico los problemas descritos anteriormente, deben ocurrir durante, por lo menos, tres noches a la semana durante tres meses.

Hipersomnia

Se trata de un trastorno en el que, habiendo dormido al menos 7 horas, se presentan los siguientes síntomas: caerse de sueño, dormir durante al menos 9 horas y sentir que no se ha descansado y problemas para estar despierto después de haberse despertado de manera brusca. Como en el caso anterior, para que se pueda realizar el diagnóstico los problemas descritos anteriormente, deben ocurrir durante, por lo menos, tres noches a la semana durante tres meses.


Narcolepsia


Es uno de los más visibles, ya que las personas se quedan dormidas de repente y sin poder evitarlo. Para poder diagnosticarlo se tienen que producir periodos recurrentes en los que la persona no puede evitar dormir o echarse en la siesta y esto suele ocurrir varias veces al día. Además, en algunos de los episodios se debe perder el tono muscular para poder diagnosticarlo.


Apnea del sueño


Es un trastorno del sueño relacionado con la respiración. En este caso, puede ser de diferentes tipos: hipoapnea obstructiva del sueño o apnea central del sueño. Lo que ocurre en ambos trastornos es que la persona deja de respirar durante un periodo determinado de tiempo. El periodo de tiempo que se pasa sin respirar puede ser variable desde unos segundos hasta unos minutos. Algunas de estos síntomas se relacionan con otros trastornos mentales como ansiedad o depresión. Es importante dar el debido tratamiento psicoterapéutico y farmacológico durante la crisis aguda.

Trastornos alimenticios:


La mayoría de las veces que hablamos sobre trastornos de la alimentación (TCA) hablamos sobre Anorexia, Bulimia. Ocurre cuando se produce una falta de interés por comer. Esto hace que las personas tengan carencias nutricionales, pérdida de peso y que puedan llegar incluso a necesitar alimentarse a través de una sonda. En este caso no suele haber una distorsión de la imagen. Estas personas no comen por el miedo a engordar sino porque el comer les genera malestar (preocupación por los alimentos, etc.). La inexistencia de la distorsión de la imagen corporal es el síntoma que diferencia este trastorno de la Anorexia Nerviosa o bulimia nerviosa

Prevención suicidio:

El suicidio no está tan lejos como nos gustaría creer. Es posible que la mitad de las personas que conocemos hayan tenido pensamientos suicidas en algún momento de sus vidas. Entre ellos, podrían estar nuestros seres queridos. Cientos de miles de personas viven preocupadas por los pensamientos suicidas de un familiar o amigo, o atormentadas por la muerte de un ser querido a causa de suicidio, uno de los duelos más difíciles de elaborar. Por otra parte, los signos del pensamiento suicida no son tan claros como esperaríamos. Las personas que llegan al intento de suicidio lo hacen casi siempre, o siempre, después de un proceso interno que puede llevarles meses, años o incluso décadas


Algunos conceptos para tener en cuenta para detectar y prevenir esta conducta pueden ser:


  • Asumir al suicidio como un riesgo real en personas con trastornos bruscos de conducta, depresión y problemas afrontamiento estrés: muchas veces estamos frente a situaciones que marcan una alerta en la conducta, es importante reconocer que el suicidio es un riesgo tangible.
  •  Asumir nuestra responsabilidad en la Prevención del Suicidio: El suicidio, por definición, es una decisión, pero nunca es una decisión libre. Los seres humanos tomamos decisiones en base a nuestras circunstancias y condicionados por nuestro entorno, nuestros recursos y nuestra historia de vida. De nosotros depende que a las personas con las que interactuamos les resulte más fácil o difícil encontrar alternativas de vida en los momentos más difíciles.
  • Ponerse en acción: La Prevención Comunitaria de la Conducta Suicida consiste en acciones muy simples que todos podemos realizar y que, seguramente, ya estamos realizando en algún grado o de algún modo. Aun así, resulta de mucha utilidad repasar todo lo que podemos hacer: Debemos distinguir dos situaciones: cuando la crisis emocional o el pensamiento suicida no es evidente y cuando sí lo es. A estas dos situaciones muy distintas, corresponden acciones recomendadas también diferentes que llamamos respectivamente: Prevención Primaria de la Conducta Suicida y Asistencia a Personas en Crisis.

Prevención alcoholismo:

el alcoholismo un trastorno relacionado con una sustancia legal que se puede comprar en cualquier
establecimiento de alimentación. Esto es, es una sustancia accesible y esto hace que tenga una gran
prevalencia. Es un tipo de trastorno que puede tener consecuencias graves tanto en las personas que lo
padecen como en sus familiares o amigos. Por eso, vamos a dedicar una entrada a hablar sobre ello.


El alcoholismo, también conocido como trastorno por consumo de alcohol, es un trastorno que se tiene
que producir durante al menos un año para que pueda ser diagnosticado. Además debe ir asociado a,
por lo menos, la presencia de dos de los siguientes síntomas:

  • Bebe alcohol durante más tiempo de lo previsto o en mayor cantidad de lo pensado
    inicialmente. Es decir, hay una pérdida de control.
  • En alguna ocasión se ha intentado dejar el consumo de alcohol, pero no se ha podido.
  • Se emplea una gran cantidad de tiempo en recuperarse de los efectos secundarios del alcohol
    (resaca), en beberlo o en conseguirlo.
  • El consumo de alcohol está asociado a no cumplir con las obligaciones familiares, académicas,
    laborales o de cualquier otro ámbito importante.
  • Se bebe alcohol, aunque esto haya causado problemas generados o aumentados por estar en un
    estado de embriaguez.
  • Al beber alcohol se dejan de lado actividades sociales, profesionales, etc.
  • Se consume alcohol, aunque esto pueda suponer poner en riesgo la integridad física.
  • Se consume alcohol, aunque se sabe que ha tenido efectos negativos para la salud, tanto físicos
    como psicológicos.
  • Se produce tolerancia, entendida como: tener que beber cada vez más alcohol para conseguir el
    efecto deseado o se nota que el efecto del alcohol va disminuyendo, aunque se consuma la
    misma cantidad de alcohol que otras veces.
  • Se produce abstinencia, entendida como: hiperactividad, etc. (hablaremos de esto en los
    siguientes apartados) cuando se deja de consumir o cuando se consume alcohol para intentar
    evitar los efectos que tiene la abstinencia.

El alcoholismo o el trastorno por consumo de alcohol es un trastorno muy prevalente. Además, el inicio
del consumo se suele producir a edades muy tempranas. Esto, en parte, es porque es una droga barata y
fácil de conseguir. Asimismo, el consumo de alcohol está normalizado por la sociedad. En otras palabras,
no se ve igual de mal una persona que consume alcohol que una persona que consume cocaína o
cualquier otra droga ilegal.


Si crees que está sufriendo alguno de los trastornos asociados al consumo de alcohol, te recomendamos
que te pongas en contacto con un profesional de la salud mental.

Prevención consumo sustancias psicoactivas:

El consumo de drogas sigue representando un problema de salud pública importante en las Américas.
Los formuladores de políticas en los niveles más altos se enfrentan a un fenómeno cada vez más
complejo, dinámico y multicausal que genera efectos negativos en la salud, la convivencia social, la
seguridad ciudadana.

Aunque cualquier persona puede consumir drogas, solo una parte de la población desarrolla una
adicción que afectará varias áreas de su vida. Esta no hace distinciones entre estratos socioeconómicos,
género, raza, ni edad. Entonces, ¿cómo se desarrolla?

Para determinar su nivel de riesgo de consumo de sustancias psicoactivas se dispone de herramientas de
tamizaje que pueden ser auto aplicadas, o aplicadas por personal capacitado en el entorno escolar,
comunitario e institucional (sector salud) y de valoraciones integrales en salud realizadas por
profesionales, las cuales ayudan a determinar el nivel de riesgo de consumo en que se encuentra y remitir a servicios de prevención o de tratamiento por trastornos por consumo de sustancias
psicoactivas.

El tratamiento puede darse en una variedad de entornos, y por diferentes periodos de tiempo, existen
varios enfoques con base científica para tratar el consumo problemático, puede incluir terapia de la
conducta, medicamentos o una combinación de ellos. La meta del tratamiento es que el paciente vuelva
a funcionar productivamente en la familia, en el trabajo y en la sociedad.


Muy útil
( 5 votos )