Unión Positiva

Unión Positiva

¿Te sientes ansioso(a)? ¿Estás atravesando un momento difícil? ¿Luchas con algún pensamiento/sentimiento? ciertamente no estás solo(a), y lo bueno es que hay cosas que puedes hacer para recobrar tu sentido de salud mental. Aquí encontrarás una variedad de artículos y noticias sobre la salud mental, incluyendo algunos consejos de nuestros psicólogos, psiquiatras y otros expertos. Este Blog ayudará a aclarar dudas y recibir orientación sobre cómo mantener una SALUD MENTAL. Aquí podrás encontrar información útil, videos orientativos y guías de cuidado para tu salud y la de tu familia. Recuerda: Estos artículos solo pretenden educar y entretener por lo que no sustituyen el asesoramiento, diagnóstico o la evaluación médica

 

¡BIENVENIDO A UNIÓN BIENESTAR!

1. Importancia de la salud mental

Tener una buena salud mental no significa que estarás feliz todo el tiempo. Una amplia gama de emociones, desde la tristeza hasta la ira y el dolor, son partes integrales de estar vivo. Reaccionar felizmente ante factores desencadenantes en nuestro entorno, tales como el trabajo, la caída de la economía, relaciones de pareja y enfermedades, sería anormal.

Si estás luchando ante situaciones estresantes, no hay nada intrínsecamente malo en ti. No hay precedentes para navegar un alto nivel de estrés, por lo tanto, una parte crítica para lidiar con el estrés y estar mentalmente bien, es en realidad ser intencional en la búsqueda de espacios seguros donde puedas expresar tus emociones.

Para proteger nuestra salud mental debemos priorizar las cosas que nos den una sensación de control o estabilidad, en la forma que mejor podamos.

Esto solo puede ocurrir si nos enfocamos en tareas que nos nutren o restauran, como conectarnos con amigos y familiares o salir y disfrutar de la naturaleza.

Deseamos compartir contigo 9 puntos importantes que debes considerar mientras atiendes tu salud mental. Creemos firmemente que estas ideas te pueden ayudar mucho en el camino hacia la recuperación

¡No estás solo! Solucionar un problema no siempre quiere decir que alcanzarás todo lo que quisieras; en un mundo perfecto. Aun cuando no podemos lograr exactamente lo que queremos, podemos aprender a aceptar lo que no se puede cambiar y vivir con las cosas positivas que tenemos.

¡Nunca dejes de atender tus problemas o situaciones! Es indispensable invertir tiempo y esfuerzo en ello ya que todo problema se puede mejorar. Enfocarse en resolver los problemas personales reduce la posibilidad de mayores sufrimientos o complicaciones. Si los dejas sin atender, corres el riesgo de que continúen afectando tu vida, cada vez con mayor severidad. No lo permitas. Vale la pena hacer el esfuerzo. Buscar ayuda siempre será la mejor opción para usted y para todos; su familia, su empleador, sus amistades y el País.

¡Todos podemos ser mejor de lo que somos! No existe un ser humano perfecto. Todo ser humano siempre necesita mejorar algún aspecto de su personalidad, en su vida emocional o en su funcionamiento mental. Nadie se escapa de esto, incluyéndonos a nosotros los profesionales de la salud mental.

¡Lo importante es entenderse a sí mismo! Lo más importante que cualquier ser humano puede hacer en su vida es tratar de entenderse a sí mismo y hacer esfuerzos para mejorarse. Si lo puede hacer solo, lo felicitamos. Sin embargo, basado en nuestra experiencia, siempre es buena idea consultar y buscar ayuda.

¡No siempre habrá a una solución perfecta! Aun cuando decimos que toda condición emocional se puede mejorar, reconocemos que existen unas pocas condiciones mentales que son más complejas y difíciles que otras. Incluso, hay un pequeño grupo de ellas para las cuales la psiquiatría y la psicología no tiene soluciones perfectas. Para estas, solo podemos ofrecer soluciones limitadas. Sin embargo, es importante atenderlas y establecer un plan de tratamiento porque de lo contrario empeoran.

¡Sin motivación, es difícil mejorar! Un problema grande que encontramos cuando tratamos de ayudar a nuestros pacientes es que algunos no tienen la motivación de querer mejorar y buscar una solución. Debes de aprender a enfrentar tus problemas.  En INSPIRA tenemos maneras de ayudar a las personas a encontrar motivación. A veces no es fácil lograrlo, pero es posible. Lo hemos logrado una multitud de veces. Lo podemos hacer contigo también. Danos la oportunidad de ayudarte y verás.

¡Todos tenemos una excusa para no tomar acción! A veces los pacientes se convencen a sí mismos de que no pueden venir a tratamiento porque no tienen el dinero o el tiempo para hacerlo. Hay otros que piensan que sus problemas simplemente se van a desaparecer solos mientras que otros, de lo contrario, piensan que sus problemas son tan grande que ya no tienen remedio, o que son tan difíciles de entender y de explicar que ningún terapista los podrá ayudar. A muchos de estos pacientes simplemente les da vergüenza o pereza y lo posponen. No hagas eso. No creas tus excusas. Haz un acto de voluntad y atiende tu salud mental. Quizás sea la decisión más importante que hagas en toda tu vida. Resuelve tus problemas ahora y no tendrás que pasarte el resto de tu vida sufriendo las consecuencias, afectando tu vida, tu trabajo e impactando adversamente la vida de tus amistades y familiares. Supera esos miedos y temores. Nuestra principal misión es entender al paciente y conocer su situación como si nos estuviese ocurriendo a nosotros mismos.

¡No todas las condiciones requieren medicamentos! Una preocupación común de los pacientes es preguntarse si necesitan tomar medicamentos o no durante su tratamiento. Sabemos que no todas las condiciones requieren medicamentos pero otras sí. Sea cual sea el caso, si se necesitan medicamentos, es importante usar solamente la cantidad mínima necesaria y por una duración temporal, siempre que sea posible.

¡Si estás preocupado por un ser querido...podemos también ayudar! Si el problema no es tuyo personal sino que tienes preocupación por alguna amistad o familiar que entiendes necesita ayuda, puedes hablarlo con nosotros. Dependiendo de la situación, nos podemos reunir contigo primero y luego coordinamos la mejor forma para motivar y ayudar a ese ser querido.

 

 
2. Estrategias de Cuidado

Préstale atención a las primeras señales de alerta que te indican que es hora de cuidar tu salud mental. A continuación, nuestros expertos comparten algunas estrategias que te dejarán energizado y renovado. Lo malo no son los problemas, lo malo es que solemos ignorarlos o no aceptarlos. Pero lo cierto es que las situaciones no simplemente desaparecen, tienes que enfrentarlas para superarlas.

La hipertensión es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida. Para entenderlo mejor es importante definir la presión arterial. Esta enfermedad puede pasar inadvertida y es más frecuente a partir de los 40 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Tómate un día para cosechar tu salud mental

Una cosa es saber que debes tomarte un tiempo para concentrarse en tu salud mental y otra muy diferente es hacerlo de una manera en la que emerjas restaurado. En la más reciente encuesta de la Asociación de Psicología Americana, el 32% de las personas se sienten estresados ​​por la pandemia, y luchan con tareas pequeñas, como elegir qué comer o qué ponerse. A pesar de que te sientas como si tuvieras mil cosas por hacer, cuidar tu salud mental debe ser siempre una prioridad. Además, te pone en una mejor posición para abordar la lista de quehaceres que tienes pendientes. Como sociedad, tendemos a obviar el estrés, pensamos: "No estoy tan estresado “o" He estado más estresado antes". Tomar un día para atender tu salud mental te puede ayudar a evitar sentirte completamente abrumado y desmotivado. Lo que sabemos por la ciencia es que las personas que se agotan no toman descansos.

Préstale atención a las primeras señales de que es hora de cuidar tu salud mental. No esperes caer en un episodio depresivo o de ansiedad. Comunícate regularmente contigo mismo y pregúntate lo siguiente:

 ¿Cómo me siento?


 ¿Podría estar funcionando de una mejor manera?


 Si la respuesta es sí, ¿qué necesito para llegar a eso?


 También debes estar atento si estas experimentando con: Sensación de cansancio, Altos niveles de estrés


 Desmotivación o poco entusiasmo.


 Desorganización


 Lucha para lograr hacer pequeñas tareas


 Cambios en tus hábitos alimenticios o de sueño

Todas estas alertas son la forma de nuestro cuerpo decirnos que nos detengamos por un momento y que le devolvamos la atención a nuestra salud mental. Aquí te compartimos algunas ideas para ese día:

 Sal y mueve tus músculos. Mucha gente encuentra que pasar tiempo caminando o al aire libre
reduce significativamente los niveles de estrés o ansiedad.


 Estimula tu mente. Toma una clase o asiste a un seminario


 Organiza tu casa o espacio. Puedes abordar algunas tareas sencillas si sientes que al completarlas
te dará un impulso. Hay momentos en los que estás tan abrumado que no tienes ese espacio
para detenerte y hacer las pequeñas cosas del día que te ayudan a sentirte más organizado.


 Descansa. Como te mencionamos arriba, es posible que lo que desees es descansar tu mente y
cuerpo con un día en el sofá, poniéndote al día con tus programas favoritos.


 Establece un plan, pero mantenlo simple. No te abrumes.

¿Cómo podemos manejar las emociones?

En algún punto de nuestras vidas, todos hemos sufrido de tener reacciones exageradas. En el calor del momento nuestras emociones se desbordan y, cuando finalmente retrocedemos, el daño ya está hecho. La situación inversa es que nos sentimos atrapados por el miedo o la ansiedad y no logramos aprovechar el momento para hablar o actuar de acuerdo con nuestros valores. Las consecuencias de la congelación pueden ser tan perjudiciales como las de una reacción exagerada y, a veces, más. De cualquier manera, manejar nuestras emociones es un asunto complicado.

Cuando reflexionamos sobre estas situaciones, la explicación más común es: "Mis emociones sacaron lo peor de mí". Pero esto plantea una pregunta seria: ¿Estamos en control de nuestras emociones o ellas están control de nosotros? Nadie nos enseñó esto en la escuela y a consecuencia de ellos tropezamos en el mundo de los adultos con una gran cantidad de emociones, que van desde la alegría hasta el miedo y la ira, sin un manual sobre cómo vivir con ellas. Para navegar a través de este campo de batalla emocional, debemos hacer algunas distinciones importantes:

 No podemos, simplemente, encender y apagar las emociones: Estas van y vienen, nos
guste o no. Una vez que tengamos esto claro podemos dejar de esperar a que desaparezcan las
emociones no deseadas. La idea de que podemos desterrarlos no ayuda; son parte integral de la
experiencia humana. Además, cuanto más nos esforcemos por vivir de acuerdo con nuestros
valores y compromisos, más surgirán nuestras emociones para desafiarnos.


 Las emociones no son positivas o negativas: El cerebro humano está diseñado para
categorizar. Lo mismo hace con nuestras emociones. Esto tuvo un sentido evolutivo para nuestros
antepasados, quienes aprendieron a reaccionar ante las amenazas externas con el propósito de
sobrevivir. A medida que los humanos desarrollamos el lenguaje, empleamos el mismo proceso
de clasificación de nuestro estado interno, incluidas nuestras emociones. Así, vemos la alegría
como algo positivo y el miedo como algo negativo, cuando en su raíz, son simplemente
emociones.


 No eres tus emociones: Las emociones son, por su propia naturaleza, fuertes. Sin embargo, es
importante tener claro que tú no eres tus emociones. Eres una persona con valores y
compromisos que tiene emociones que se desencadenan de manera regular y continua. Este
punto puede parecer semántico, pero no lo es. Cuando nos fusionamos con nuestras emociones,
pensando que "ellos" y "nosotros" somos lo mismo, somos efectivamente secuestrados por ellas.
Si puedes notar las emociones sin convertirte en ellas, ya no determinan tu comportamiento


 Siempre tenemos una opción: Un pensamiento o sentimiento en sí mismo no le impide u
obliga a tomar una acción. Poder observar nuestras emociones, incluso cuando se sienten
abrumadoramente poderosas, crea un espacio en el que podemos hacer referencia a nuestros
compromisos y valores. Si bien no siempre podemos elegir nuestras emociones, podemos elegir
nuestra respuesta a ellas. Esto llega al corazón de la responsabilidad, y la responsabilidad es
probablemente lo más parecido a un superpoder que poseemos los seres humanos.

Manejo de Crisis

En términos de salud mental, una crisis psicológica no se refiere necesariamente a una situación o evento
traumático, sino a la reacción de una persona ante un evento. Una persona puede verse profundamente
afectada por un evento mientras que otra persona sufre pocos o ningún efecto adverso

A veces, una crisis puede ser bastante obvia, como cuando una persona pierde su trabajo, se divorcia o
se ve involucra en algún tipo de accidente. En otros casos, una crisis personal puede ser menos aparente,
pero aún puede conducir a cambios dramáticos en el comportamiento y el estado de ánimo
Si estás enfrentando una crisis, ya sea emocional o situacional, hay cosas que puedes hacer para
garantizar tu bienestar psicológico y físico durante este momento difícil.

 Prioriza tu tiempo: concéntrate en lo que es importante en este momento. Esto puede significar
salir de una situación insegura o simplemente concentrarse en lo básico para poder sobrepasar
cada día


 Encuentre ayuda y soporte: es importante apoyarte en amigos, familiares y seres queridos
durante una crisis, pero también debes buscar ayuda profesional si la necesitas. Considera hablar
con tu médico sobre lo que estás enfrentando.


 Cuida de ti mismo: busque formas de disminuir su estrés, ya sea pidiendo a otras personas que
compartan sus cargas o utilizando técnicas de manejo del estrés como la meditación o la
respiración profunda. Practica el cuidado y la higiene personal


 Se un buen oyente: es importante brindar apoyo y escuchar los pensamientos, los miedos, el
dolor o la ansiedad de tu amigo o familiar. Concéntrate en ofrecer apoyo y aliento

 Fomentar el apoyo profesional: si tu amigo o ser querido está presentando dificultades para
afrontar la crisis emocional, anímalo a que se comunique con un profesional de la salud mental
para obtener apoyo y consejos adicionales

¿Cómo aprender a meditar y relajarte?


Para muchos, el concepto de meditar es intrigante, pero hacerlo puede parecer fuera de nuestro alcance
cuando en realidad es muy simple.


Este artículo te ayudará a entender qué es la meditación y si existe una forma correcta de hacerlo.
También aprenderás sobre algunos de sus beneficios.


¿Qué es la meditación?


La meditación es una práctica antigua que consiste en enfocar la mente. Aumenta la conciencia,
promueve la relajación, reduce el estrés y la ansiedad, y mejora el bienestar. También ofrece beneficios
para su salud física. En pocas palabras, meditar significa dedicarse al pensamiento, la contemplación o la
reflexión. Entonces puedes meditar a diario sin tan siquiera darte cuenta.


No existe una forma correcta o incorrecta de meditar. La meditación es simplemente el acto de observar y
calmar todos los pensamientos y emociones que surgen en nosotros. No tiene que ser perfecto. Todo lo
que tienes que hacer es respirar e intentarlo. Puede que te guste, o puede que no. Lo bueno es que
puedes ajustarlo a tu gusto.


Establece un recordatorio diario: es útil establecer un recordatorio para meditar a la misma hora todos los
días. Esto puede ayudarte a desarrollar un hábito duradero.

Se empático contigo mismo(a): habrá días en los que la mente está más tranquila, otros en la que no,
esto es normal. Es importante encontrarte contigo mismo donde estás en ese momento y aceptar lo que
está presente con amabilidad


Muy útil
( 1 votos )